FIEBRE DEL LITIO EN EL MUNDO: CHILE DEBE APROVECHAR SUS VENTAJAS

Chile es rico en litio, mineral que es del Estado y es sabido que, en nuestro país, no es concesionable. Cualquier acto legal o administrativo concerniente al litio debe ser aprobado por la Comisión Chinela de Energía Nuclear (CCHEN), como lo establece el Decreto Legal  2.889 de 1979.

Las grandes ventajas de este recurso y las distintas posibilidades que tiene Chile para aprovechar las riquezas de este prometedor mineral, fue uno de los temas presentados en la última Asamblea Anual del Centro de Estudios del Cobre y la Minería (CESCO), donde uno de sus directores, el académico José Joaquín Jara, explicó el panorama que se aproxima para aprovechar este recurso que promete mucho, ahora más que nunca con el boom del desarrollo de la electro movilidad, entre otros negocios.

  1. Si el litio es del Estado y un mineral no concesible ¿Por qué hay empresas realizando exploración y levantando capitales para desarrollar proyectos de litio en Chile?

A mí parecer esta situación se da por dos motivos. Primero, porque existe una alta expectativa de que la demanda de litio a nivel mundial crecerá fuertemente en los próximos años, y Chile cuenta con un número importante de salares (más allá del Salar de Atacama) que tendrían potencial para desarrollar proyectos de extracción de litio que podrían ser competitivos en este mercado. Digo tendrían porque muchos de ellos no cuentan siquiera con estudios básicos para su evaluación. Y segundo, porque si bien la normativa es clara en establecer que el litio es un mineral no concesible y que cualquier acto legal y/o administrativo debe pasar por la aprobación de la CCHEN, existe la posibilidad de establecer concesiones mineras en los salares (que incluyen todos los minerales presentes en las salmueras y costras salinas, excepto el litio) que presentan potencial para litio; esto implica una superposición de derechos entre los derechos del concesionario minero sobre los otros productos minerales y los derechos del estado sobre el litio. En definitiva, esto genera un espacio gris de regulación que a mi parecer el Estado de Chile debiera aclarar.

  1. ¿Podríamos estar hablando de una “fiebre del litio”?

Efectivamente a nivel mundial se puede hablar de una “fiebre del litio”. Se espera que este mineral multiplique por 3 o 4 su demanda en los próximos 10 años y por 6 o 7 en los próximos 20 años. En esa situación se produce una gran expectativa por obtener fuentes de abastecimiento por este mineral.

  1. ¿Existen oportunidades reales de desarrollar una minería de litio en Chile, casi tan competitiva como la del cobre?

En términos de competitividad dentro de la industria, la extracción de litio en Chile es y puede seguir siendo más competitiva (en términos comparativos con otros países productores) que la industria chilena del cobre. esto debido a las ventajas de costos de producción del Salar de Atacama. Sin embargo, si lo vemos como importancia del sector para la economía del país en los próximos 20 años, no se ve un sector que pueda tomar la relevancia que histórica y actualmente tiene el cobre. Si se desarrolla todo el potencial de producción de litio del país y los precios se mantienen en sus niveles actuales, las exportaciones chilenas de  litio alcanzarían valores en torno a US$ 3.000 millones al año, un 10% de lo que actualmente se obtiene por concepto de exportaciones de cobre.

  1. ¿Cuáles son a su juicio las principales dificultades asociadas a la exploración y explotación de este mineral?

Creo que el mayor problema es la indefinición normativa de esta industria. Como dije anteriormente, existe un espacio gris de regulación que impide al Estado y a los privados tomar acciones para el desarrollo de esta industria. A mí parecer, es necesario que el país defina pronto  el rol que tendrá el Estado en este mercado y las herramientas que se utilizarán para desarrollarlo.

  1. ¿Es un desafío pendiente para Chile ingresar  en estas lides? ¿Cuáles son sus ventajas frente a otros países productores?

Es un desafío en el sentido que hay diversos temas técnicos, económicos y regulatorios que es necesario abordar para poder desarrollar esta industria, y porque hay visiones encontradas en la esencia de la forma de resolver estos temas. Además, existe un apremio por avanzar, ya que el mercado a nivel mundial se está desarrollando rápidamente y la oportunidad que tenemos como país se puede perder (o aminorar). Sin embargo, también representa una gran oportunidad. Chile tiene ventajas en este mercado relacionadas a la cantidad y calidad de sus recursos minerales y la geografía de estos. A mi juicio, el país debe aprovechar estas ventajas para insertarse en la nueva revolución industrial que está viviendo el mundo, relacionada a la economía verde, la automatización y la disponibilidad/uso masivo de la información.

 

Por José Joaquín Jara.