“Vamos a tener un nuevo impulso para la exploración en Chile”

Así lo aseguró el director de CESCO y académico de la UC José Joaquín Jara en el programa Reporte Minero, donde se trató el tema del potencial geológico del país y la búsqueda de nuevos yacimientos. Esto, en un contexto en que las compañías mineras más grandes del mundo proyectan una inversión superior a los 500 mil millones de dólares.

El académico aseguró que la inversión en exploración va a subir en los próximos años si es que suben los precios, dado que existe una correlación directa entre estos y la inversión en exploración. “En el caso del cobre hay una tremenda oportunidad porque se ve que no hay demasiados proyectos atractivos y de muy buena calidad a futuro, y por lo tanto el cobre es hoy día uno de los principales commodities de mayor interés para las empresas de exploración”, aseguró.

El experto añadió que además las condiciones de mercado están dadas para el nacimiento de nuevos proyectos Green Field, pese a que la guerra comercial entre Estados Unidos y China pueda generar algún ruido. “Las perspectivas de más yacimientos Green Field de cobre es super atractiva, y en ese sentido Chile sigue siendo el principal destino de toda la inversión.  Chile recibe entre el 20 al 25% de exploración de cobre a nivel mundial, y por lo tanto más o menos está en línea con el nivel de producción y de recursos que tenemos actualmente. Entonces si esto sigue así posiblemente vamos a tener un nuevo impulso para la exploración en Chile”, destacó.

Respecto de los incentivos y las garantías que existen actualmente para esta actividad, José Joaquín Jara aseveró que la mayor oportunidad que tiene Chile de incentivar la exploración, en forma importante tiene que ver con mejorar el derecho minero, de modo de generar actividad en terrenos que hoy están en desuso. Asimismo, señaló, es importante modernizar el código minero. “Este es un código que tiene ya cerca de 40 años, que está pensado con las tecnologías de la década de los 80, o sea todavía hay que ir terreno, al cerro, a poner hitos para definir las coordenadas, cuando hoy día tenemos imágenes satelitales, GPS, pero todavía el proceso de una concesión de exploración se puede demorar de 3 a 6 meses”, puntualizó.

Finalmente, destacó que el financiamiento en particular de la pequeña y mediana minería es un desafío pendiente, dado que el capital de riesgo recién está surgiendo como un movimiento importante. En ese sentido, destacó, en necesario mejorar las condiciones para la exploración a través del conocimiento y la transferencia tecnológica, por ejemplo, para que exista un mapa de información geológica detallada, unificada, a la que todos puedan tener acceso a través del Sernageomin.

“Si tú tienes un proyecto bueno, el financiamiento para las etapas siguientes va a estar, lo que pasa es que hay que llegar a esa primera etapa de tener un proyecto que parece que puede seguir adelante con un buen éxito, y eso es complejo. Se necesita conocimiento principalmente y se necesita la regulación correcta”, finalizó.