Conoce los temas que marcaron cierre de Conferencia Mundial del Cobre

Cesco Week 2019:

Minería del futuro y suministro responsable marcaron el cierre de Conferencia Mundial del Cobre

Temas relacionados a un mundo cambiante, como los nuevos estándares de sustentabilidad, la innovación en minería, el impacto de la urbanización y electromovilidad en la demanda futura de cobre y la necesidad de contar con estándares comunes sobre suministro responsable fueron los grandes temas de la jornada final de la World Copper Conference 2019.

Con interesantes presentaciones en torno a los grandes desafíos de la minería en un nuevo escenario global, el rol del cobre en el futuro de la sociedad y estándares elevados de sustentabilidad y trazabilidad del metal rojo finalizó la 18th Conferencia Mundial del Cobre, realizada en Santiago en el marco de Cesco Week 2019. Un evento que congregó a cientos de representantes del mundo de la industria y donde la palabra más repetida a lo largo de las presentaciones fue “sustentabilidad”.

La jornada partió con la presentación de Rubén Fernandes, Director Ejecutivo de metales base de Anglo American, quien se centró en la importancia de reimaginar la minería para mejorar la vida de las personas, con foco en generar una industria sustentable, en particular a través de la innovación. En ese sentido, aseguró que la compañía está enfocada en una serie de tecnologías nuevas, con una planta fotovoltaica en Los Bronces que va a reducir hasta 80% la evaporación de agua, y con flotación de partículas gruesas y sorting de mineral en El Soldado. “El desafío financiero siempre es muy importante, nuestro negocio debe ser verdaderamente sustentable y si no agregamos valor a la sociedad no lo somos”, sentenció.

Posteriormente Javier Targhetta, Vicepresidente senior de Ventas y Marketing, Freeport-McMoRan y Presidente de Atlantic Copper se refirió a las tendencias globales de demanda de cobre y las proyecciones a futuro. El ejecutivo destacó que la demanda estará fuertemente marcada por la urbanización, con un incremento de 1.7 mil millones de residentes urbanos a 2040. Este hecho aumentaría la demanda de metal rojo en 29 mil millones de toneladas para uso en viviendas a esa fecha, lo que sumado a 46 millones de toneladas para habilitar energías renovables y 30 millones de toneladas para vehículos eléctricos, suman 105Mt más de demanda en las próximas dos décadas. “Esto va a cambiar nuestras vidas; los mercados en este momento están subestimando el impacto potencial de estos fenómenos y cómo se relacionan con el cobre”, aseguró.

Suministro responsable

La conferencia contó con una conversación en torno al mercado del cobre sostenible y el potencial y posible impacto en el precio del metal con “sello verde”, en la que participaron Mark Loveitt, Presidente International Wrought Copper Council; Hugo Brodie, AVP Responsible Sourcing de London Metal Exchange (LME);  Christophe Koenig, Vicepresidente Senior Comercial de Aurubis y Charlie Murrah, Vicepresidente Ejecutivo de Metales, Southwire Company.

El panel discutió ampliamente en torno a la necesidad de contar con un piso mínimo regulatorio a nivel global, que asegure estándares comunes sobre abastecimiento responsable. Hugo Brodie aseguró que LME está trabajando en levantar estos estándares para que una marca pueda entrar a la bolsa de Londres. “Queremos marcas que tengan características de aprovisionamiento responsable, sentimos que hay una demanda del mercado y la creencia de que esto debe existir”, señaló. En ese sentido, dijo, se podría trabajar sobre un piso mínimo de regulaciones con estándar OCDE, dado que hoy no existe una sola definición de qué es abastecimiento responsable.

Por su parte Mark Loveitt de IWCC destacó que más allá de la reglamentación, en la industria de la fabricación se percibe una gran presión desde el usuario final para que el cobre venga de una fuente responsable. “La industria electrónica y automotriz son las que están liderando este impulso, mucho de este material está siendo usado en vehículos eléctricos”, subrayó.

Los participantes concordaron en la necesidad de instaurar un estándar internacional base, dado que beneficiaría a todos los actores de la cadena productiva, mientras que prácticas más avanzadas de sostenibilidad podrían constituir un producto premium. Asimismo, aseguraron que los compradores tienen un rol crucial en asegurar que los estándares se cumplan y que exista trazabilidad de los productos.