Cesco Week Santiago 2019 o la industria en modo «adaptación»

A dos semanas de Cesco Week Santiago 2019, presentamos un balance de los temas que marcaron la agenda de cinco intensos días, que reunieron a los líderes de la industria mundial del cobre en nuestra capital.

Los temas de mercado suelen ser el plato fuerte de la semana, pero eso no constituyó el plato fuerte en esta ocasión. Más allá de las inevitables percepciones distintas con respecto al futuro, los analistas coinciden en precios razonables,  entre los USD 2,8 y 3,2 centavos de dólar la libra. En términos locales lo más relevante fue la franca conversación en torno a las oportunidades y dificultades que presenta la exploración minera en Chile. El Subsecretario de Minería, Pablo Terrazas presentó el plan de fomento a la exploración minera que básicamente busca facilitar el acceso a propiedad minera a compañías Juniors y que están interesadas en crear nuevas oportunidades de negocios. Este es justamente uno de los principales cuellos de botella del futuro de la minería en Chile, por la falta de nuevos descubrimientos. En este sentido, se reiteró en  la dificultad para acceder a información sobre propiedad minera y territorios francos y la necesidad de actualizar el mapa geológico.

En términos más globales,  los líderes de la industria manifestaron cuáles eran los temas ineludibles que la minería está enfrentando a nivel global; desarrollo tecnológico disruptivo, la interconectividad y el cambio climático.  El mensaje principal fue la necesidad de adaptación a este nuevo contexto en el cual la generación de valor social y de aceptación por parte de la comunidad, pasa a ser un imperativo. Por dónde sea que se mire el rol de la minería en el futuro, es indudable su protagonismo en la transición hacia una economía baja en carbono, con abastecimiento responsable de los mercados, bajando las emisiones y los consumos de energía y agua. La aplicación de nuevas tecnologías y la innovación disruptiva, son los ámbitos prioritarios en esta nueva fase.

Pareciera estar en juego la misma forma de hacer minería.  

De lo que se habló menos, es cómo la industria coopera entre sí para que el sector tenga éxito en este desafío. Pasamos de la política del avestruz a la política del “yo lo hago bien”, sin entender que para la ciudadanía las empresas mineras son un conjunto. También es importante revisar el rol del Estado y la política pública que puedan dar los estímulos y los “empujones” para que exista una apropiada colaboración y una mirada de más largo plazo. La adaptación de la industria implica una serie de esfuerzos, compromisos y voluntades que van desde los ámbitos de las políticas públicas, las acciones del sector empresarial minero, hasta los comportamientos colectivos e individuales que, hasta ahora, no necesariamente han tenido voz en la conversación.

Y, por último también se habló sobre la velocidad de los cambios que se vienen. Estos están sucediendo rápido y la transformación resulta difícil para una industria conservadora, cerrada y  de alta inercia y de grandes activos fijos. El plato fuerte de la semana fue el desafío planteado por un consorcio de compañías mineras desde Chile, que junto a Fundación XPrize, la plataforma mundial de innovación disruptiva, presentó la iniciativa Zero Waste Mining Challenge, es decir que la minería no genere residuos. Absurdo, imposible? Así parece, pero sin esos desafíos nunca vamos a poder avanzar de manera significativa. Esto requiere el conocimiento, la curiosidad científica y los recursos disponibles en todo el mundo, para resolver un problema crucial de la minería  mundial y de Chile. En este contexto, nos parece destacable el esfuerzo liderado por Anglo American, Antofagasta Minerals y BHP que convoca a las empresas mineras, innovadores, academia, centros de investigación, gobiernos, organizaciones no gubernamentales, pioneros autodidactas y publico en general para co-crear las bases de una competencia de innovación abierta para lograr un quiebre tecnológico en el sector, como es la minería sin residuos. XPrize está planeando lanzar el concurso a mediados del próximo año con una bolsa de premios de USD$ 20 millones.

Es así como, indudablemente, la Cesco Week Santiago 2019 fue un fiel reflejo del punto de inflexión en que esta la minería a nivel mundial: en medio de un cambio en que la creación de valor por parte de las empresas mineras se amplía mucho más allá de las preocupaciones tradicionales, no solo para aumentar su competitividad si no que consolidar su legitimidad dentro de la sociedad.