LME: Propuesta de abastecimiento responsable debe ser “efectiva y justa”

Georgina Hallett, quien lidera el trabajo en abastecimiento responsable de la Bolsa de Metales de Londres, asegura que el organismo no está buscando crear su propio estándar o sistema de certificación, sino más bien utilizar el trabajo ya existente para asegurar que las compañías cumplan con los lineamientos de LME. Copper Mark podría estar entre las certificaciones consideradas.

No creemos que tener estándares mínimos signifique que nuestros requisitos no puedan ser ambiciosos”. Así responde Georgina Hallett, Jefa de Personal de London Metal Exchange Group, donde tiene un rol central en la reforma de mercado y las nuevas iniciativas estratégicas del organismo.

Allí, lidera el trabajo con respecto a las iniciativas de abastecimiento responsable, tema que impactará directamente a las compañías cuyas marcas se transan en la Bolsa de Metales de Londres (LME) y que está en pleno desarrollo.

En entrevista con Cesco, Georgina se refiere al estado actual del proyecto y lo que busca lograr con los nuevos requisitos, y profundiza en la forma en que podría aplicarse este criterio a las compañías.

 

LME lanzó los próximos pasos de su propuesta de abastecimiento responsable el 26 de abril en París durante el Foro de la OCDE sobre cadenas de suministro responsables. ¿Cómo estuvo eso?

Estuvimos encantados, dado que las propuestas de LME se basan en la Guía de Debida Diligencia de la OCDE para Cadenas de Suministro Responsables de Minerales en las Áreas de Conflicto o de Alto Riesgo. En general, quedamos muy contentos con cómo resultó. Estábamos publicando una consulta formal a todo el mercado sobre las reglas propuestas para la aplicación de los principios de abastecimiento responsable a todas las marcas que figuran en la lista de LME, aprovechando el alto compromiso con los stakeholders del mercado en el position paper de octubre de 2018 de LME, y reflejando la amplia gama de comentarios que recibimos. Muchos de nuestros stakeholders clave asistieron y el Foro nos brindó una excelente oportunidad para continuar discusiones útiles con respecto al abastecimiento responsable. Matthew Chamberlain, nuestro director ejecutivo, pudo asistir al Foro y escuchar de primera mano algunas de las excelentes ideas que se discutieron. Dicho esto, también somos conscientes de que proporcionamos mucha información nueva, por lo que llevará un tiempo leer las propuestas actualizadas y volver con los comentarios.

¿Cómo han percibido las ONG la iniciativa de abastecimiento responsable de LME? ¿LME apunta a un estándar mínimo más que a un estándar de sostenibilidad ambicioso?

Hemos estado (y continuaremos) comprometiéndonos con las principales ONG desde el inicio de nuestro proceso, para garantizar que nuestra iniciativa de abastecimiento responsable sea significativa y efectiva, así como también justa y equilibrada. Nos han brindado una excelente perspectiva y una guía útil a lo largo de nuestro viaje y esperamos continuar trabajando con ellos para asegurarnos de que nuestra iniciativa entregue beneficios duraderos a aquellos que están en riesgo por el metal que no se obtiene de manera responsable.

No creemos que tener estándares mínimos signifique que nuestros requisitos no puedan ser ambiciosos. Los estándares son importantes para LME porque nuestro mercado es un mercado de elección del vendedor, éste decide qué metal entrega en la bolsa para liquidar una posición abierta. Esto tiene una consecuencia importante para nosotros, pues impacta el proceso de control de descubrimiento de precios, y significa que tenemos la responsabilidad de garantizar que el metal que recibe un comprador en el momento de la entrega cumple con ciertos estándares básicos, para garantizar que obtengan un metal que refleje el precio que han pagado y sea comparable con otros metales almacenados en la bodegas que están en la lista de LME. Creemos que en el futuro estas normas deben incluir requisitos de abastecimiento responsable.

Con respecto a los sistemas de certificación entre diferentes marcas en diferentes metales, ¿cree LME que este proceso debe desarrollarse mediante un enfoque de múltiples stakeholders y considerando las directrices de ISEAL (asociación global para estándares de sustentabilidad)? ¿Cómo sería parte de este proceso la Evaluación del Indicador de Riesgo?

LME es consciente de que ya se ha realizado un gran trabajo con respecto a los sistemas de certificación de abastecimiento responsable – muchos de ellos producto de procesos de desarrollo de múltiples stakeholders – y como resultado, no cree que sea útil crear su propio estándar o sistema de certificación. En cambio, estamos trabajando con varios proveedores de estándares (muchos de los cuales trabajan con ISEAL) para resolver cómo podemos aprovechar el trabajo existente, para asegurar que nuestros stakeholders no tengan que repetir este trabajo para cumplir con los requisitos de LME.

La “Evaluación de Bandera Roja” es el proceso a través del cual las marcas listadas en LME se autoevalúan para categorizarse como marcas de mayor o menor foco para el propósito de nuestros requisitos. Todas estas evaluaciones serán revisadas por nosotros para garantizar la coherencia entre ambos resultados. Tras nuestra revisión, los resultados ratificados se comunicarán de vuelta a nuestras marcas.

¿Cómo se aplicaría?

Esto está diseñado sobre la base del riesgo, de modo que nuestras marcas solo actúen en función de sus perfiles de riesgo individuales. Si una marca es de mayor foco, les pediremos que elijan un estándar que se haya evaluado como alineado con la Guía de Debida Diligencia de la OCDE. Insisto en que no queremos generar una carga adicional de trabajo, por lo que, como punto de partida, nos complace confirmar que las normas y certificaciones que ya han completado el proceso de alineamiento de la OCDE no tendrán que volver a completar este proceso para LME.

Para aquellas normas que no han pasado por el proceso de evaluación de alineamiento, en el position paper de 2018 describimos un ruta de tres pasos para asegurar que una marca está en línea con la Guía de la OCDE de la siguiente forma: identificar la norma;  asegurar mediante un asesor acreditado que la norma ha pasado por la evaluación de alineamiento de la OCDE, y por lo tanto ha sido ratificado como tal por nosotros, y en tercer lugar demostrar el cumplimiento con el estándar y validar este cumplimiento con nosotros.

Enfocándose en el cobre, la ICA (International Copper Association) ha compartido su estudio «Identificando los problemas de sostenibilidad en la producción de cobre” y la iniciativa Copper Mark está avanzando. ¿Cuál es su compromiso-interacción con ICA y el programa Copper Mark?

ICA ha sido fundamental para nosotros en el desarrollo de nuestras propuestas. Ellos, junto con varios organismos de la industria (¡Cesco incluido!), revisaron una versión preliminar del position paper y han estado comprometidos desde entonces, proporcionando comentarios y compartiendo su expertise. Sabemos que también tendrán comentarios respecto a la consulta que está disponible ahora. Mientras tanto, estamos trabajando con ellos para identificar cómo los miembros que se suscriben a Copper Mark puedan usar esto para cumplir con los requisitos de LME, y, a su vez, LME es miembro del Grupo de Trabajo de Copper Mark de ICA.

Para finalizar, China representa más del 50% de las exportaciones chilenas de cobre. ¿Cómo ha sido la recepción de este país con respecto a la Iniciativa de Abastecimiento Responsable de la LME? ¿Cómo ha sido su recepción, considerando también su participación en operaciones mineras de cobre en África?

China no solo es un país crucial para Chile, sino también para LME (¡el Hong Kong Exchange es nuestra compañía madre !) Muchos de nuestros miembros, productores y usuarios finales, están establecidos en China o tienen un interés considerable en China continental, y seguimos trabajando con estos stakeholders para garantizar que escuchamos e incorporamos sus comentarios en nuestra Iniciativa de Abastecimiento Responsable. A la fecha hemos recibido excelentes comentarios de nuestros stakeholders chinos y realizaremos sesiones en Shanghái y otras ciudades clave en China durante 2019 para asegurarnos de desarrollar un mayor compromiso con estas partes.