Tierras Raras y la guerra comercial

Era el año 1987 y Deng Xiaoping, en ese entonces la máxima autoridad de la República Popular China, advirtiendo la importancia que tendrían las tierras raras en la economía mundial y la posición estratégica que China proyectaba ocupar, dijo “así como medio oriente tiene petróleo, China tiene tierras raras”. 

Esta afirmación, esencial para entender el estado actual del mercado de estos elementos y el rol que están jugando en la denominada guerra comercial entre EEUU y China, explica cómo en 15 años China se posicionó como el casi único productor de tierras raras a nivel mundial. Si a fines de los años 80 la producción mundial alcanzaba 40,000 ton anuales –EEUU contribuía con cerca de un 30%– en el año 2002 alcanzó 100,000 ton, siendo esta vez China quien dominaba con más del 95%. Hoy China continúa siendo el líder indiscutido en la producción, procesamiento y desarrollo de aplicaciones para estos elementos. 

Y, ¿Qué son las tierras raras? ¿Qué es lo que las hacen tan estratégicas? El término se refiere a 17 elementos químicos contenidos en el grupo de los Lantánidos (15) e incluye además el Itrio y el Escandio. El aspecto terroso de los principales minerales que contienen estos elementos es lo que les dio el apodo de “tierras”, mientras que se definieron “raras” no por su escasez (algunas son más abundantes que el oro) sino por la dificultad de hallarlas concentradas. Su carácter estratégico radica en su rol de insumo casi insustituible para la manufactura de productos, tales como imanes, baterías y aleaciones utilizados en industrias tan diversas como la generación y almacenamiento de energía (aerogeneradores y paneles solares), la armamentista (jets y misiles), pasando por teléfonos móviles, y autos eléctricos.  

El 21 de mayo de este año, a una semana de que EEUU anunciara medidas en contra de Huawei, Xi Xinping visitó la prefectura de Ganzhou, provincia de Jiangxi, zona paradigmática en la extracción, procesamiento y refinamiento de tierras raras. Tal como hace más de treinta años Deng Xiaoping vaticinara el protagonismo que adquiriría su país en un mercado hasta ese entonces sin grandes perspectivas, en su reciente visita Xinping dejó claro al mundo –aludiendo especialmente a la total dependencia de EEUU– que China es completamente autosuficiente en estos estratégicos elementos.  

Con el súbito aumento de la valorización bursátil de productores de tierras raras, queda en evidencia que el mercado inició la búsqueda de soluciones para minimizar esta dependencia. En ese contexto, ¿tiene Chile el potencial de proveer alguna solución? La respuesta pareciera ser afirmativa. El proyecto Biolantanidos en Concepción representa una oportunidad competitiva y concreta, considerando el tipo de depósito descubierto: tierras raras en arcillas, con bajos costos de producción y en el que predominan las tierras raras más valiosas. Otro camino, tal vez de más largo plazo, es evaluar la recuperación de estos elementos desde los relaves de la actual minería nacional, tomando como ejemplo los contenidos de Neodimio (esencial en la fabricación de imanes) que existen en los relaves de la División El Teniente de Codelco. 

Queda entonces ver cómo evolucionará el mercado a nivel mundial y si Chile logra participar de alguna manera en él.