Informe del Banco Mundial: Demanda por minerales como el cobre, litio y cobalto se disparará por mayor uso de energías limpias a 2050

De acuerdo al informe “Minerales para la acción climática: El uso intensivo de los minerales en la transición hacia la energía limpia”, el uso de ciertos minerales podría crecer en un 450% en el futuro, gracias al incremento en el uso de energías renovables como la solar, eólica y la geotérmica.

La meta es ambiciosa, pero no imposible. Bajar entre 1,5°C y 2°C la temperatura global y disminuir las emisiones de carbono, son parte del plan que busca combatir el cambio climático a 2050, y donde los minerales jugarán un rol fundamental para lograrlo.

Según el documento “Minerales para la acción climática: El uso intensivo de los minerales en la transición hacia la energía limpia», elaborado por el Banco Mundial, el uso de ciertos minerales como el grafito, el litio y el cobalto se intensificarán hasta alcanzar un aumento del 450% a 2050 en relación a 2018, y así satisfacer la demanda requerida para tecnologías asociadas a la producción de energía limpia.

En ese sentido, el informe estima que se necesitarán más de 3 mil millones de toneladas de minerales y metales para poder impulsar el uso de energías como la solar, la eólica y la geotérmica, así como también para el almacenamiento de energía.

Si bien la demanda de minerales base como el cobre y el aluminio parecieran ser menores en relación a las mencionadas con anterioridad, lo cierto es que los niveles de producción necesarios para ese entonces alcanzarían los 29 millones de toneladas y 103 millones de toneladas respectivamente.

El documento señala que, para poder responder a la creciente demanda, en el caso del cobre y el aluminio, no podrá ser satisfecha solo por el reciclaje y reutilización de minerales, por lo que la minería seguirá jugando un rol fundamental en la respuesta a dicha demanda.

Por otro lado, el informe destaca que algunos minerales, como el metal rojo y el molibdeno -donde Chile es uno de los protagonistas en la producción global, con un 28% y 22% respectivamente-, se utilizarán en una mayor variedad de tecnologías, mientras que otros, como el grafito y el litio, serían necesarios para una sola tecnología: el almacenamiento en baterías. En este caso en particular, cualquier cambio tecnológico podría tener consecuencias significativas en la demanda de estos minerales.

 

Revisa el informe del Banco Mundial aquí.