Jorge Gómez, presidente ejecutivo de Collahuasi: “La continuidad operacional ha sido la consecuencia de la preocupación que hemos tenido por nuestros trabajadores”

En un nuevo episodio de Copper Matters, el fundador de la consultora CRU, Robert Perlman, entrevistó a Jorge Gómez, para conocer las medidas que ha tomado Collahuasi para enfrentar el Covid-19 en equilibrio con la continuidad operacional, logrando una producción excepcional frente a los desafíos que ha presentado esta pandemia. 

Las dos mayores preocupaciones del sector minero nacional han sido la salud de sus trabajadores, y la continuidad operacional. El equilibrio entre ambos ha sido puesto a prueba debido a la pandemia, lo que ha sido sorteado con éxito hasta ahora, lo que se ve reflejado en la producción de cobre en el país, que durante el primer semestre aumentó un 2,6% respecto al mismo periodo en 2019, alcanzando los 2,83 millones de toneladas.

Dentro de este crecimiento en la producción nacional, ha destacado Collahuasi, que aumentó un 26,8% su producción, pasando de 254 mil toneladas en el primer semestre de 2019, a 323 mil en 2020, según cifras de Cochilco.

En entrevista con el fundador y presidente ejecutivo de la Consultora CRU, Robert Perlman, el presidente ejecutivo de la minera, Jorge Gómez, explicó cómo ha sido el proceso en Collahuasi para hacer frente a la pandemia, el salto tecnológico que ha tenido que dar la compañía, y las nuevas prácticas que han ejecutado en este proceso.

“El  énfasis  en la seguridad de las personas, y el autocuidado en la industria minera  son de los mejores en Chile, comparativamente con otras actividades económicas”, señaló el ejecutivo. “Esa habitualidad que se ha desarrollado con el tiempo, nos sirvió en esta ocasión”.

Las medidas de contención

Para Gómez, el core de esta emergencia fue la salud de los trabajadores, tanto propios como externos. Apoyar y proteger a la fuerza laboral, con una estrategia clara y estricta, serían la clave. Sin embargo, uno de los primeros obstáculos que tuvieron que enfrentar en la compañía fue el de la comunicación que, en opinión del ejecutivo, en ese momento no era la adecuada.

“Teníamos que tener una comunicación que fuera a tiempo, clara y equilibrada, porque en tiempos de crisis la tensión es infinita, por lo que uno debe darle más atención a la franqueza que al carisma, en términos de las comunicaciones”, explicó el ejecutivo. Gómez también destacó que “la resiliencia de nuestra empresa, y de todos nuestros trabajadores, generó una alianza interna muy potente”.

Sumado a esto, la compañía apostó por los testeos masivos, que han alcanzado al 100% de los trabajadores, con 80 mil testeos aplicados. “También tenemos un equipo PCR que está funcionando hace un mes en nuestro campamento, también para tener una mayor certeza. Eso ha significado el tener un mayor número de trabajadores activos”. A esto se sumó la desmovilización de trabajadores, que en algunos momentos ha alcanzado el 40% de la dotación.

Otro de los factores fundamentales para el éxito que ha tenido hasta ahora Collahuasi, ha sido el que los ejecutivos han estado permanentemente en la faena. “Es difícil poder dar mensajes desde los hogares en Santiago, en un lugar seguro, y generar la confianza de que estamos haciendo todos los esfuerzos para que esto resulte bien. La pregunta obvia es por qué no está usted acá. El hecho de que nos vieran a todos nosotros, a ejecutivos, a supervisores, generó un ambiente muy proactivo y solidario con respecto a cómo enfrentar este fenómeno que se requiere hacer de forma unificada”, dijo el ejecutivo.

Por otro lado, Gómez explicó que parte de la estrategia de Collahuasi, fue el apoyar el sistema de salud local, poniendo a disposición de la región -donde vive una gran parte de los trabajadores de la compañía-, un equipo PCR para agilizar el testeo, además de generar una alianza entre el ejército y el hospital regional para tener sinergias con los laboratorios y cuerpo médico del recinto.

“La continuidad operacional ha sido consecuencia de la preocupación que hemos tenido con nuestros trabajadores”, dijo Gómez. “Hemos generado una habitabilidad sanitaria, un estándar en nuestro campamento, que nos ha permitido estar en las condiciones en que nos hemos desarrollado, y mantener relativamente a raya esta situación”.

Las lecciones

El ejecutivo explicó a Perlman durante su conversación, que mantener la concentradora operando, el transporte hacia el puerto y los embarques, han sido centrales en el proceso, lo que ha influido en la toma de decisiones en cuanto a la cantidad de gente necesaria en faena. “Esto ha tenido un retraso en el desarrollo de mina, pero es algo que está perfectamente analizado para retomarlo en la medida que (los contagios) tengan una gradualidad a la baja”, dijo Gómez.

En este proceso en Collahuasi, se dieron cuenta de que era necesario simplificar y empoderar la estructura organizacional. “Teníamos que tener las mismas responsabilidades, pero con un número menor de personas. Ese es un nuevo enfoque que estamos desarrollando, y que vemos como algo que debiésemos mantener en el futuro. La focalización ha permitido tener una mayor productividad”.

A su vez, el salto tecnológico que ya venía desarrollando la compañía, se vio acelerado por la situación sanitaria del país. “Si bien es cierto que nosotros teníamos un programa  de transformación digital que habíamos iniciado el año anterior, esta circunstancia ha significado un aceleramiento del proceso, con resultados bastante buenos”.

“Yo diría que el mayor impacto que hemos tenido sería el de la sistematización y la profundización en la optimización de nuestro trabajo, y en eso, hay tres aspectos que son relevantes: la habilitación del trabajo remoto, la optimización de nuestros procesos y acelerar la transformación digital que mencionamos con anterioridad”, dijo el ejecutivo.

Una nueva forma de operar

“Cuando empecemos a volver a cierta normalidad, vamos a volver en una situación distinta”, reflexionó Gómez, quien explicó que están seguros que estas nuevas medidas tendrán un impacto en la reducción de costos, debido al menor transporte de personas y servicios en el campamento, y un aumento en la productividad debido a la disminución de tiempos de traslados.

Sin embargo, el ejecutivo aseguró que aún hay ciertos procesos pendientes, que se relacionan con el proceso formal de desarrollo de trabajo remoto. “Puede que haya situaciones en que personas no cuenten con las condiciones necesarias para hacer bien su trabajo desde sus casas”, explicó Gómez. “Tenemos que actualizar las prácticas, y generar una plataforma tecnológica para que todos los que estén conectados, cuenten con un sistema eficiente y una infraestructura de equipamiento adecuada, cosa que estamos llevando adelante”.

Sobre la incorporación de nuevas tecnologías, Gómez fue enfático en que este cambio se dará de la mano de sus trabajadores. “En la medida que uno involucra a las personas, y que estos cambios tecnológicos sean en forma conjunta, la implementación, y finalmente el resultado va a ser mucho más exitoso”, finalizó.